X

Tal vez lo hayan visto en los medios de comunicación: El mapa de los EE.UU. con manchas amarillas, anaranjadas y rojas. Este indica la sequía, pero ¿cómo sabemos cuáles colores se mueven en cuál dirección? ¿Quién decide? ¿Qué significa esto para ustedes?

This map show the U.S. Drought Monitor from Oct. 20, 2015. The black lines define areas of short- and longterm drought, indicated by the letters “S” and “L.” In general, short-term drought is a recent development, within the past six months, and long-term drought has gone on longer than six months. The weekly update includes Hawaii, Alaska and Puerto Rico.

El USDM Q&A


El U.S. Drought Monitor (USDM) - el monitor de sequía - es un mapa publicado cada jueves que muestra las regiones de los Estados Unidos que se hallan en estado de sequía. El mapa utiliza cinco categorías de sequía: la primera es la sequedad anormal (D0) y describe las áreas que están entrando en sequía o saliendo del estado de sequía. Las cuatro categorías siguientes se refieren a cuatro grados de sequía: la moderada (D1), la severa (D2), la extrema (D3) y la excepcional (D4).

¿Cuáles son la agencias y organizaciones involucradas en el USDM?

Desde su implementación en el 1999, el monitor de sequía sigue siendo un producto de colaboración entre el National Drought Mitigation Center (NDMC) de la Universidad de Nebraska-Lincoln, el National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) y el U.S. Department of Agriculture (USDA). El NDMC hospeda el sitio web del monitor de sequía (USDM) y los datos relacionados con este, y provee los datos y el mapa a la NOAA, el USDA y otras agencias. Ofrece acceso libre al público, a los medios de comunicación y otras entidades por medio de la página web: http://droughtmonitor.unl.edu/.

¿Quién utiliza el monitor y para qué?

El USDA utiliza el monitor de sequía (USDM) para producir reportes sobre desastres y para determinar la elegibilidad para préstamos de bajo interés. La Agencia del Servicio Agrícola (FSA) utiliza el monitor para determinar la elegibilidad para el programa Lifestock Forage Program (LFP). El Internal Revenue Service (Servicio de Impuestos Internos) lo utiliza para el aplazamiento de impuestos para las ventas de ganado forzadas debido a la sequía. Los encargados del estado y los responsables locales, tribales y a nivel de cuencas utilizan el monitor para tomar decisiones sobre las acciones en respuesta a la sequía, idealmente junto a otros indicadores locales de sequía.

¿Cómo afecta la sequía al país?

Sequía es una fase normal del ciclo climático. Es un riesgo que se desarrolla lentamente, debido a lo cual las personas tienden a subestimar el daño que puede causar. Sin embrago las pérdidas causadas por la sequía son tan graves como las que causan los huracanes, los tornados y otros desastres más abruptos. La sequía daña la agricultura, afecta la suministración del agua doméstica, la producción de energía, la salud pública y la fauna, y contribuye a fuegos incontrolados, entre otros efectos negativos.

Ninguna agencia federal es responsable de las políticas sobre el agua o las sequías. La responsabilidad sobre las respuestas y la mitigación está compartida entre varias autoridades federales. El USDA está encargado de producir una respuesta. NOAA, a través del National Integrated Drought Information System (NIDIS, disponible en línea en drought.gov), encabeza el monitoreo, las agencias como el U.S. Geological Survey y la NASA aportan los datos, y la agencia Environmental Protection Agency regula la calidad de las aguas. El National Drought Resilience Partnership, iniciado como secuela de la sequía extensa en el 2012, es un esfuerzo que ha sido creado para unificar las políticas y las respuestas a la sequía a escala federal. Las respuestas, la planificación y las leyes respecto a las aguas varían en cada estado.

¿Cómo sabemos si estamos en sequía?

Reconocer la sequía antes de que se intensifique puede reducir sus impactos y contribuir a ahorrar dinero. Esta se reconoce dependiendo de la manera en la que afecta al ser humano. Las maneras tradicionales de medir la sequía son: la comparación de la precipitación observada con la precipitación normal (climatológica), la comparación de la humedad de la tierra y las condiciones de los cultivos con su condición normal (agrícola), o la observación de la cantidad de agua en la nieve, del nivel del agua en embalses o de los niveles del agua subterránea (hidrológico). El NDMC recomienda que los responsables utilicen la definición operacional de la sequía más apropiada para sus circunstancias, incorporando datos locales, como las condiciones de los pastos o la medida en calibres del flujo del agua en arroyos cercanos.

¿Quién diseña el mapa?

Several authors from the NDMC, NOAA and USDA create the map. They take turns, usually two weeks at a time.

¿Cómo se determina dónde hay sequía y qué intensidad tiene?

Esta es la tarea más destacable del monitor de sequía. No es un modelo. En el USDM trabajan expertos que sintetizan los mejores datos disponibles de varias fuentes y colaboran con observadores locales para proveer la información más específica posible. Las entradas numéricas son múltiples: el Palmer Drought Severity Index (Índice de Sequía de Palmer), Standardized Precipitation Index y otras entradas climatológicas (como el Keech-Byram Drought Index para fuegos, evaluaciones de la salud de la vegetación con el uso de satélites, indicadores de la humedad de la tierra - como por ejemplo el Surface Water Supply Index y snowpack). Las agencias mencionadas representan un panorama de todas las agencias involucradas. En Drought.gov se pueden encontrar enlaces para muchas de las fuentes de la información cartográfica.

El USDM también refleja los impactos, particularmente la información generada gracias a la colaboración de 350 observadores del todo el país, incluyendo a los climatólogos a nivel estatal, los empleados de National Weather Service, los agentes de Extensión agrícola e hidrólogos. Expertos locales aportan reportes fundamentales sobre los impactos, los cuales ayudan a crear en el mapa la clasificación más precisa posible, sobre todo en las áreas donde hay una capacidad de monitoreo limitada, por ejemplo, Hawái, Alaska y Puerto Rico.

Cabe destacar que reconocer la sequía emergente o saber si la sequía se ha acabado, implica tener el conocimiento de las condiciones normales en la región o en la temporada específica y considerar períodos de tiempo más largos. Si un área ha sufrido sequía por un período bastante largo, típicamente tarda dos o tres lluvias para que se acabe el estado de sequía, aunque puede que una lluvia sea suficiente para reanimar la vegetación y los cultivos.

No es un pronóstico

A diferencia de la mayoría de los mapas meteorológicos que las personas ven en las noticias, el Monitor de sequía de EE. UU. No es un pronóstico. De hecho, mira hacia atrás. Es una evaluación semanal de las condiciones de sequía, según la cantidad de precipitación que cayó o no cayó, hasta el martes por la mañana antes de que salga el mapa. Eso le da a los autores alrededor de dos días hábiles para revisar los últimos datos. Si cae mucha lluvia en un área de sequía un miércoles, la sequía más pronta sería borrada la semana siguiente. La sequía es un riesgo de movimiento lento, por lo que puede estar seguro de que un área aún estará en sequía si no tiene lluvia. Pero también puede tomar más de una buena lluvia para poner fin a la sequía, especialmente si un área ha estado en sequía durante mucho tiempo.

¡Involucrarse!

¿Desea contribuir con sus observaciones al proceso de USDM? Aquí hay algunas maneras:

  1. Hablen con el climatólogo de su estado.
    La información de contacto está en el American Association of State Climatologists: www.stateclimate.org.
  2. Contáctenos vía correo electrónico.
    Los correos electrónicos enviados a droughtmonitor@unl.edu informan a los autores de USDM.
  3. Por medio del NIDIS formulario de contacto.
    El formulario se encuentra en www.drought.gov/drought/contact-us.
  4. Conviértase en un observador de CoCoRaHS.
    Presentar informes de sequía junto con observaciones diarias de precipitación. Obtenga más información en www.cocorahs.org.
  5. Preséntese al Reportero de Impacto de la Sequía.
    Presente las condiciones y fotografías locales, llueva o haga sol, a intervalos regulares en droughtreporter.unl.edu o envíe un correo electrónico DIRinfo@unl.edu. Recomendamos una técnica sistemática, como el uso de puntos de fotos para documentar el rango de condiciones. Para obtener información acerca de cómo hacerlo, consulte go.unl.edu/trackingdrought o droughtreporter.unl.edu/submitreport.

Ya sea que esté utilizando CoCoRaHS o el Drought Impact Reporter, preferimos que envíe las observaciones de manera consistente, a lo largo del tiempo, para que sepamos cómo se ve un área en particular en las diferentes estaciones, en los años húmedos y en los años secos.

Qué no hacer

No le digas a grupos de personas que llamen o envíen un correo electrónico para decirnos que está seco. Ya sea que obtengamos un informe o 100 diciendo que las condiciones son secas o que están ocurriendo impactos, lo interpretamos como "echemos un vistazo a los datos y veamos qué dice", y escuchar a mucha gente a la vez no es un buen uso de tu tiempo o el nuestro Estos esfuerzos no cambiarán la apariencia del mapa del Monitor de sequía de EE. UU. Solo los datos pueden hacer eso. Es como ir a un médico que es un especialista: usted describe el síntoma y el médico hace pruebas para encontrar una causa subyacente. En este caso, usted describe lo que está experimentando, como los pastos secos, y observamos los datos para ver si la causa es la sequía. A veces, las malas condiciones de los pastos tienen otras causas, como las heladas de fines de primavera.

Para informar dificultades financieras que pueden o no estar relacionadas con la sequía, comuníquese con la oficina local de la Agencia de Servicios Agrícolas, el departamento de agricultura de su estado, el climatólogo estatal o el agente de extensión agrícola local. Pueden ayudar a juzgar cómo y cuándo presentar un informe a los autores del Monitor de sequía de EE. UU.

Descargue la versión imprimible